30 julio, 2006

Respuesta a Cristina Bitar

Cristina Bitar, en la edición de hoy de El Mercurio, señala en su columna "Un Nuevo Referente" lo siguiente:
Hay personas con vocación por el servicio público, ganas de contribuir a un Chile más justo, más igualitario, pero que sienten que la política no les da los espacios. Una nueva instancia permitiría a todos esos chilenos y chilenas, que quisieran participar en lo público, hacerlo desde una posición distinta.
Esta es nuestra humilde respuesta:
Estimada señorita Bitar: debieran ser más explícitos con eso del "nuevo referente". Es más preciso llamarle, como algunos lo han hecho en el blog de El Mercurio, "tercer referente". Puesto que este no es un problema de la Concertación, que pese a la baja coyuntural en las encuestas de la popularidad del gobierno, ha ganado todas las elecciones desde el regreso de la democracia.

El problema endémico es de la derecha, incapaz de disciplinarse en torno a partidos políticos e incapaz además de ganar elecciones en el Chile democrático, desde 1920 -salvo el caso de Jorge Alessandri, que por cierto llegó al poder con menos votos que Allende en 1970-. Salvo ese esporádico caso, jamás un candidato con un programa de derecha ha ganado unas elecciones populares; incluso presidentes que en algún momento posterior gobernaron con los partidos de derecha, como Arturo Alessandri en 1932, González en 1946, o Ibañez en 1958, ganaron con programas de corte socialista o progresista.

En definitiva la derecha es incapaz de ganar elecciones mayoritarias. Y ante eso, vuelve a nacer la clásica huída derechista hacia el "independentismo" y el "apoliticismo". Este rasgo deplorable de la derecha, reflejo de su baja valoración de la política y del sistema de partidos, ha caracterizado por cierto los momentos más briosos de la derecha: el alessandrinismo, el gremialismo, la dictadura militar, el lavinismo.

Quizás de usted en el clavo, señorita Bitar, al proponer entonces un "nuevo referente amplio, que no se encuentre en la lucha por el poder, sino que sea una instancia de encuentro, debate, participación e influencia" para los independientes. Quizás sea una buena forma para convocar a la derecha a una nueva etapa en su ciclo de buscar el poder -es decir, hacer política- renegando del poder -es decir, de la política-.

24 julio, 2006

Maritain, sobre la Ley Natural

La ley natural no es una ley escrita. Los hombres la conocen con mayor o menor dificultad, y en grados diversos, y con riesgo de error en ella como en otra cosa. El único conocimiento práctico que todos los hombres tienen natural e infaliblemente en común, es que es preciso hacer el bien y evitar el mal. Este es el preámbulo y el principio de la ley natural; pero no es la ley misma. La ley natural es el conjunto de cosas que deben hacerse y no hacerse, que surgen de una manera necesaria del solo hecho de que el hombre es hombre, en ausencia de toda otra consideración.

* * *
La ley natural es una ley no escrita. El conocimiento que de ella tiene el hombre ha crecido poco a poco con los progresos de la conciencia moral. El conocimiento que de esa ley tiene nuestra conciencia moral es, sin duda, aún imperfecto, y es probable que se desarrolle y afirme en tanto dure la humanidad. El derecho aparecerá en su flor y su perfección cuando el Evangelio haya penetrado hasta el fondo de la substancia humana.

Jacques Maritain, 1942

23 julio, 2006

Derecho y Política

Problematizaremos brevemente la relación entre Derecho y Política.
Los derechos son objeto del Derecho. Las pretensiones o expectativas son objeto de la Política. Los derechos están fundamentados normativamente. Las pretensiones o expectativas están fundamentados de manera agregativa, a la luz de ciertos valores socialmente deseables: el bienestar, la igualdad, la libertad, la integración, incluso la justicia. Los derechos son exigibles. Las pretensiones o expectativas no son exigibles; requieren el despliegue de un ejercicio de persuasión por parte de los sujetos, en orden a persuadir a los demás integrantes de la sociedad y sus autoridades la conveniencia de satisfacer una cierta pretensión, la suya.
Sin embargo, esta sencilla y esquemática sistematización adolece de algunos problemas, en apariencia. Parece indudable que el terreno de enforcement, de implementación o ejecución coactiva de los derechos está en los tribunales. Asimismo, suena convincente concordar en que el ámbito de las expectativas y pretensiones está en la resolución y ejecución de políticas públicas, cuyo principal protagonista es el Ejecutivo -ya sea nacional, regional o comunal-. Ahora bien, el legislador, ¿es creador de Derecho o es ejecutor de programas políticos? ¿Su labor es jurídica o política?
Quizás el problema no sea tan agudo, pues la función legislativa puede ser el punto de contacto entre la Política y el Derecho. Pero de todas maneras, esto plantea otros problemas. ¿Todo lo Político puede convertirse en Derecho? En Inglaterra se decía que el Parlamento era todopoderoso, pudiendo hacer todo salvo convertir a un hombre en mujer. ¿Quizás sería más relevante plantear la pregunta de si es conveniente que todo lo Político se convierta en Derecho? Así volvemos al punto de partida, y valoramos la importancia de distinguir entre derechos y expectativas. Seguiremos reflexionando en torno a estas ideas.

22 julio, 2006

Felices Nosotros


Felices nosotros si conseguimos, en premio de nuestras tareas, que la verdad esparza sus rayos por todo el ámbito del nuevo mundo; que la naturaleza despierte al ingenio de su dilatado sueño, y nazcan a su voz los talentos y las artes, que a la luz de la filosofía se disipen mil errores funestos; que civilizado el pueblo americano por las letras y las ciencias, sienta el benéfico influjo de las bellas creaciones del entendimiento y recorra a pasos gigantescos el vasto dominio abierto al través de las edades por los pueblos que le han precedido; hasta que llegue la época dichosa, en que la América, a la sombra de gobiernos moderados y de sabias instituciones sociales, rica, floreciente, libre, vuelva con usura a la Europa el caudal de luces que hoy le pide prestado, y, llenando sus altos destinos, reciba las bendiciones de la posteridad.

Andrés Bello, 1826

10 julio, 2006

Nueva sección

Ante la inaguantable tentación de empezar a subir videos de David Bowie a este blog, he decidido poner una nueva sección en la que me daré ese tipo de gustos personales. Así que si alguien comparte esta pasión, puede dirigirse aquí.

03 julio, 2006

Hitler y Wittgenstein... ¿compañeros de curso?

¿Se han imaginado alguna vez qué pasaría si el niño pobre y tonto del que se burlaban en el colegio, llegara a controlar el Poder Total de su país? ¿ O, en cambio, si el niño petulante y rico que estaba dos cursos más arriba y al que tanto odiaban, se transformara en un filósofo brillante que terminaría descubriendo sus secretos?

Esa es la historia que nos invita a conocer Kimberley Cornish en su libro El Judío de Linz, publicado en 1998, y en que acumula evidencia que en su opinión comprueba que los jóvenes Adolf Hitler y Ludwig Wittenstein fueron compañeros de curso en la Realschule de Linz, y que no sólo se conocieron sino que sus vidas estuvieron cruzadas por curiosas casualidades.

La historia, de manera breve, sería la siguiente: mientras Wittgenstein era un niño inteligente y adinerado, que había adelantado un curso y era uno de los herederos más ricos del Imperio Austro Húngaro, Hitler era un niño tonto que había repetido un curso y odiaba al pequeño joven judío. De hecho, a partir de ese odio había nacido el antisemitismo de Hitler, lo cual de hecho es narrado por él en Mein Kampf sin identificar al joven judío objeto de su odio. Por otra parte, Wittgenstein, ya convertido en celebridad, no sólo habría sido espía soviético sino que además habría desarrollado la tecnología que permitió al ejército británico descifrar los mensajes codificados de los nazis y de esa forma permitió al Ejército Rojo derrotar a los nazis.

El argumento histórico es tan circular que suena como una buena novela. Esto se ve acompañado por una interpretación sobre los fundamentos comunes entre la filosofía wittgensteiniana y hitleriana. Como curiosidad del día, se merece un espacio en este blog.