06 septiembre, 2014

¿Ex prisioneros de Guantánamo en Chile?

La prensa informa que el Departamento de Estado de los Estados Unidos ha solicitado a nuestra Cancillería que Chile reciba a prisioneros capturados por dicho país durante sus incursiones militares y retenidos durante más de una década en Guantánamo. Esto, con el propósito de cerrar dicho recinto carcelario.
No debemos permitir que las apariencias determinen nuestra respuesta ante esta noticia. Como han señalado numerosas organizaciones de derechos humanos, incluyendo algunas establecidas en Estados Unidos mismo, todo indica que la mayor parte de los prisioneros en Guantánamo, particularmente aquellos que vendrían a Chile, han recibido un trato absolutamente injusto: no se trata de "terroristas de Al Qaeda", sino que de personas inocentes capturadas por una potencia militar invasora.
Esto se explica por patrones institicionales bastante extendidos en el caso de Estados Unidos. Dicha nación, como nos lo recuerdan las tristes noticias sobre muertes de jóvenes afroamericanos a manos de vigilantes y policías, sigue siendo un país cuyas instituciones reflejan prejuicios racial y étnicamente cargados. La condición de haber sido prisionero de guerra de un país de esas características no sugieren que las acusaciones formuladas por el mismo sean plausibles. Incluso más, que tras diez años el Departamento de Estado norteamericano no haya logrado reunir los antecedentes probatorios para condenar a los prisioneros de Guantánamo, sugiere más bien que se trata de personas inocentes, sin vínculos creíbles con Al Qaeda.
Ahora bien, incluso si se tratara de personas que tuvieron algún vínculo con dicha organización (lo que para el Departamento de Estado significa cualquier cosa, incluyendo haber provisto de alimentos y refugio a miembros de Al Qaeda), diez años de cárcel y tortura son suficiente castigo. Ya liberados, y dado que Estados Unidos no tiene intenciones de autorizarles a regresar a su patria, estos ex prisioneros tienen derecho a ser recibidos en algún país que los acoja. Un país que les enseñe que el discurso del Estado de Derecho y los derechos fundamentales sí pueden ser una realidad. Quisiera creer que Chile es ese país.
La institución del asilo político, hoy parte central del derecho internacional humanitario, se origina en la práctica sudamericana durante el siglo XIX de dar un refugio a extranjeros perseguidos por "razones de Estado". Chile, que si bien vivía sus propios procesos internos de aplastamiento violento de la disidencia, supo entregarle a otros el asilo contra la opresión tan deseado. ¿Estaremos hoy a la altura de nuestros antecesores? Inshallah.

1 comentario:

Yerko Bits dijo...

http://www.facebook.com/groups/562712800506067