16 mayo, 2014

¿Cómo tratamos a las minorías? La UDI & los pueblos originarios

Desde Montesquieu hasta Dworkin, pasando por Madison y Hamilton, la teoría constitucional ha siempre sostenido que aquello que justifica la estructura del Estado Constitucional (la separación de poderes, los checks and balances, la revisión judicial de las leyes, la idea misma de derechos) es la protección de la minoría contra la tiranía de la mayoría.

Uno podría entonces preguntarse cómo trata nuestro sistema constitucional a las minorías. Pongamos dos ejemplos. ¿Cómo trata a la UDI y a los pueblos originarios?

Los pueblos originarios tienen en la actualidad un derecho a ser consultados sobre proyectos que les afecten, resultante del Convenio 169 de la OIT, parte de los instrumentos internacionales que de acuerdo al artículo 5o de la Constitución consagran derechos que limitan el ejercicio de la soberanía.  Este derecho, que es un derecho general, hasta el momento ha sido entendido, además, restrictivamente, y ha cobrado alguna relevancia únicamente en la evaluación de proyectos de alto impacto medioambiental, particularmente energéticos.

¿Qué carácter tiene dicho derecho a la consulta? Aquel es meramente deliberativo: supone una obligación de buscar, de buena fe, el asentimiento de las comunidades indígenas afectadas por un determinado proyecto. Pero si las comunidades no consienten, la autoridad puede ignorar su oposición.

La UDI, en cambio, que también es una minoría, ha contado bajo el imperio de la actual Constitución, en virtud del sistema electoral y de los quórums legislativos, con un veto contra determinados proyectos de ley. Esta posición jurídica tiene un carácter impositivo: si la UDI cuenta con un determinado mínimo de votos, no hay ley que se pueda aprobar.

¿Qué ocurriría si un buen día revirtiéramos el tratamiento, y en lugar de darle un derecho a consulta a los pueblos indígenas les diéramos un poder de veto? ¿Y si a la UDI le reemplazáramos su presencia parlamentaria con un derecho a participar en conversaciones de buena fe?

No hay comentarios.: