11 octubre, 2012

Homofobia en el Congreso


El Diputado Ignacio Urrutia (UDI) declaró en sesión de la Comisión de Defensa de la Cámara de Diputados que "las Fuerzas Armadas tienen que velar por la soberanía de nuestro país y el día que nos llenemos de homosexuales en las Fuerzas Armadas lo que va a ocurrir es que nos van a invadir cualquier país con una facilidad gigantesca". Estas declaraciones homofóbicas, vertidas ni más ni menos que en una sesión citada para evaluar las políticas antidiscriminación de las FF.AA., son tremendamente preocupantes por dos motivos.

En primer lugar, es preocupante la irracionalidad evidenciada por un Diputado de la República. En efecto, las declaraciones del Diputado Urrutia exhiben un desconocimiento absoluto de las reglas que rigen el razonamiento deductivo, es decir de la lógica. ¿Mediante qué inferencia el Diputado Urrutia concluye que la presencia de homosexuales en las FF.AA. -que por cierto es perfectamente legal- facilitaría la invasión por parte de fuerzas extranjeras? ¿En qué parte del mundo ha ocurrido algo así? ¿Qué vínculo causal existiría según el Diputado Urrutia entre homosexualidad y fallas en la defensa nacional? Sinceramente, sería de esperar que la Unión Demócrata Independiente asuma el compromiso de presentar como candidatos a cargos de elección pública a personas que comprendan los principios básicos que estructuran el pensamiento racional.

En segundo lugar, es preocupante que un parlamentario emplee su tribuna pública para formular declaraciones vejatorias y denigrantes contra un grupo social sistemáticamente desaventajado, contribuyendo a reproducir y perpetuar los estereotipos que sirven de sustento a la privación de derechos en que se encuentra dicho grupo. Es precisamente la construcción de discursos que presentan al homosexual como un sujeto menos capaz e inmoral lo que permite que legisladores y jueces denieguen el acceso al matrimonio y sus beneficios a las parejas del mismo sexo. Históricamente ha ocurrido lo mismo con otros grupos sociales, desde la mujer hasta los trabajadores, pasando por los pueblos originarios y otras minorías étnicas. Precisamente para combatir esa situación de desventaja estructural en la que se encuentran algunos grupos sociales es que se dictó la Ley No. 20.609, de Medidas contra la Discriminación. Resulta vergonzoso que un parlamentario borre con el codo lo escrito por la sociedad civil, diversos Ejecutivos y el Congreso mismo.

Pareciera ser que el Diputado Urrutia ha adoptado como estrategia publicitaria el lanzar declaraciones particularmente irreflexivas, destinadas a arrancar el aplauso de los segmentos de nuestra sociedad menos comprometidos con los valores de la democracia, la igualdad y la dignidad de la persona humana. Es una lamentable consecuencia de nuestro sistema electoral que personas así tengan prácticamente asegurada su permanencia en el Congreso Nacional.

No hay comentarios.: