01 agosto, 2009

La familia de la Constitución

Sábado 18 de Julio de 2009

Señor Director:
Jorge Peña, académico de la Universidad de los Andes, escribe alarmado. Según lo que consigna la prensa, el programa presidencial de uno de los candidatos sugiere eliminar, entre otras cosas, la mención que hace el texto constitucional a la familia como núcleo fundamental de la sociedad. Sin embargo, al argumentar en favor de su preservación, Peña da por sentadas demasiadas cosas que sería bueno aclararle a la ciudadanía.
La primera de ellas es que asume que la Constitución alude a un modelo de ésta orientada a la reproducción. Es precisamente esto lo que motiva el deseo de eliminar tal referencia. Hoy en día, uno de los temas en debate es el modelo de familia que cada quien desea para sí; y tan sólo parece tramposo que algunos crean que ese asunto está ya resuelto a nivel constitucional, siendo que es una discusión abierta.
La segunda es que parece creer que todo aquello que algún sector (o al menos su sector) considere suficientemente importante, debe estar plasmado en la Constitución. La Constitución es un texto político, y precisamente por ello, la decisión sobre qué contiene y qué no (sobre todo cuando se trata de referencias simbólicas como ésta, en lugar de procedimientos o estructuras) es un asunto netamente contextual. En este caso, el contexto de un discurso conservador que da por zanjada la discusión valórica sugiere deshacerse de plano de tal referencia.
Uno de los problemas del constitucionalismo chileno es que el discurso conservador ha capturado la interpretación de la presente Constitución. La dictación de un nuevo texto constitucional no garantiza, empero, que los profesionales jurídicos realicen su labor interpretativa en diálogo con la ciudadanía. Por esto, junto con el esfuerzo político hacia la dictación de un nuevo texto, la discusión interpretativa ha de tomar una relevancia de la cual hasta el momento ha carecido.

No hay comentarios.: