21 diciembre, 2008

Supermayorías en EEUU y Chile

He escrito en varias oportunidades en este blog criticando la existencia de las Leyes Orgánicas Constitucionales en la Constitución Chilena. Quiero esbozar una breve comparación entre el uso de supermayorías en el sistema constitucional chileno y su homólogo norteamericano.
  • La Constitución de EEUU, en su artículo I, Sección 7, requiere una supermayoría de 2/3 de las dos Cámaras para revocar el veto que el Presidente haya presentado contra una ley. Inspirado en este esquema, el Reglamento del Senado, en su Regla No. 22, requiere una supermayoría del 60 % de los senadores para aprobar la clausura del debate y poner fin a un filibuster, esto es, a la tactica dilatoria de la minoría de turno a través de la continuación del debate previo a la votación de una ley (el lector quizás recuerde que esta misma estrategia existía en Chile durante la así llamada República Parlamentaria, poniéndosele fin con la Constitución de 1925).
  • La Constitución Chilena, en tanto, establece en su Artículo 66 (antiguo Artículo 63) la existencia de leyes cuya aprobación, modificación o derogación requieren de la concurrencia de 4/7 de los senadores y diputados en ejercicio, denominando a esta categoría como Leyes Orgánicas Constitucionales.
La relación entre mayorías y minorías es un arduo problema en la práctica constitucional, cuya comprensión se ve oscurecida por la frecuencia con que las palabras y eslóganes toman vida propia. Por ejemplo, sorprende que algunos defiendan en Chile las normas antidemocráticas y antimayoritarias legadas por la Dictadura afirmando que ellas tienen por objeto defender a las minorías, como si estuviéramos hablando de defender a grupos e individuos carentes de poder por razón de género, orientación sexual, etnicidad, condición socio-económica, edad, entre otros. Por lo general esas normas antidemocráticas tienen por resultado la defensa del derecho de propiedad de los grupos empresariales y la libertad de enseñanza de grupos confesionales ultraconservadores.

Volviendo a las diferencias entre EEUU y Chile en cuanto a supermayorías, cabe destacar que ellas cumplen distintas funciones:
  • En EEUU, se debe reunir una supermayoría para silenciar a la minoría, como un paso previo a la toma de alguna decisión (ya sea respecto a aprobar nombramientos o bien legislar)
  • En Chile, se debe reunir una supermayoría para legislar
Es decir, mientras en EEUU basta que la supermayoría esté de acuerdo en la decisión de legislar, pudiendo posteriormente una simple mayoría (de menor tamaño que la supermayoría) aprobar la legislación, en Chile se requiere una supermayoría que esté substancialmente de acuerdo en qué es lo que se aprobará.

La mayor intensidad substancial requerida en la constitución chilena va en la línea de lo que los defensores del sistema reconocen. Esto es, que las mayorías requieren "entenderse con sus opositores en el Congreso, de lo contrario amplias zonas de gobierno quedarán inactivas o bloqueadas” debido a que “el constituyente forzó un escenario institucional de consenso”. Nunca había sido mejor empleada la palabra forzar, por cierto. Pura democracia protegida.

La Constitución de 1980 es fruto del miedo al desacuerdo y a la diversidad. Para funcionar, esta Constitución presupone y exige que todos estemos de acuerdo. La pregunta es si queremos seguir gobernados por la lógica del miedo
.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Fernando, me gustó tu post. Comparto todo lo que digiste. Me queda una duda con la frase final de tu artículo. ¿hasta qué punto crees tú que una constitución puede representar un acuerdo de TODOS en una sociedad?, qué constitución es actualmente un acuerdo. A mi me parece que no debemos negar que una constitución también un arma de lucha contra el enemigo interno en una sociedad, simplemente una lucha entre concepciones del bien y de lo justo, pues a mi juicio es evidente el carácter polémico de los conceptos usados en toda constitución y que claramente dejan fuera a quienes no compartan esos valores.

saludos

Crescente Molina R

fernando dijo...

Gracias por tu comentario! Respecto a la frase, creo que debi haber sido mas explicito: me referia a que la Constitucion del 80' espera que todos estemos de acuerdo en lo substantivo, siendo que las constituciones deben ser, por el contrario, intrumentos disenados para gente que no esta de acuerdo en lo substantivo.

Evidentemente una constitucion deja fuera a quienes no comparten los valores que ella plasma. Ante ese problema, mi postura es que las constituciones deben ser disenadas e interpretadas de manera minima; es decir, conteniendo valores muy especificos y acotados.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo. Asumo lo de schmittiano jaja.

saludos y ojala te podamos ver haciendo clases en al puc.

Anónimo dijo...

Fernando:

Comparto en lo esencial tu opinión.

Al igual que tú, cada día me convenzo más de la necesidad de reducir los altos quórums y trabas para legislar, pues en definitiva impiden que la mayoría se exprese legítimamente.

También adhiero a tu aspiración de una Constitución más democrática para Chile.

Saludos,

José Manuel Cruz Gantes.

Anónimo dijo...

Fernando,
En tu opinion que se podria deducir una forma de proteccion a las minorias del procedimiento "unanimus consent agreement" del senado estadounidense, el cual seria similar a las leyes de quorums especiales chilenas.
He escuchado dicha relacion, ademas del filibuster que mencionas, de partidarios de las LOC's en Chile.
Tome la definicion de la pagina del senado estadounidense, pero no me queda claro. Quizas por un problema de traduccion. Esta es:

"unanimous consent - A Senator may request unanimous consent on the floor to set aside a specified rule of procedure so as to expedite proceedings. If no Senator objects, the Senate permits the action, but if any one Senator objects, the request is rejected. Unanimous consent requests with only immediate effects are routinely granted, but ones affecting the floor schedule, the conditions of considering a bill or other business, or the rights of other Senators, are normally not offered, or a floor leader will object to it, until all Senators concerned have had an opportunity to inform the leaders that they find it acceptable."

A primera vista me parece un razonamiento forzado para proteger intereses de los partidarios de las LOC's. Pero, como te digo no me queda claro. Si puedes darme tu opinion te lo agradeceria.

Saludos,

Estudiante de Derecho UC.

fernando dijo...

Tengo problemas en entender precisamente cual es la pregunta. Quisiera señalar, a proposito de la comparacion que pareciera que algunos estan haciendo segun lo que dices, que para valorar instituciones politicas como las leyes organicas constitucionales (o las reglas del filibuster, o las que sean) debemos hacerlo a la luz de una descripcion densa, sustantiva del contexto historico y politico dentro del cual son implementadas. Juzgar 'en abstracto' la conveniencia o incluso la justicia politica de una estructura como esta es un sinsentido, un mero juego de palabras 'filosofico'. Eso pasa a menudo con nuestro derecho constitucional.

Anónimo dijo...

El punto del "unanimous consent" (de lo que entiendo) es que se necesita el consentimiento unanime en el congreso estadounidense para que los proyectos de ley puedan avanzar. Entonces, se podria hacer una especie de analogia en cuanto que se necesita que de la aprobacion de "la minoria", o dicho de otra forma, se "fuerza al consenso". - Aunque al igual como señalas no me convence el tema de 'la minoria', ¿es una minoria una coalicion, o la otra, forzada a tener el 50% de los escaños en el parlamento?, no se necesita convencer a 'la minoria', sino que casi a la otra mitad. -
Como decia, me parece un argumento debil decir que en el congreso estadounidense tambien existen mecanismos que fuerzan el consenso , y que por eso no habria que cambiar los existentes en el sistema chileno. Como dices, es un analisis en abstracto. Y ademas, una especie de argumento de autoridad, - 'porque en EEUU ocurre es mejor'.
Y ese mecanismo en nada se compara con los existentes en nuestro sistema, mucho mas restrictivos.
Ahora, pensando en la actual clase politica chilena (y quizas se pueda incluir a los profesores constitucionalistas), y a proposito de las elecciones, me parece que siguen teniendo ciertos vicios como: manifestarse en contra de las posturas del adversario casi por que si, solo por llevar la contra. Luego, la duda que tengo es si acaso ¿somos capaces de formar consensos sin leyes especiales, sin estar forzados a formarlos, es nuestra clase política capaz de hacerlo?
Despues de leer un articulo de Crisobal Aninat (http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/pdf/645/64504706.pdf) y enterarme mas en profundidad del funcionamiento del congreso, es claro que todos los mecanismos que 'fuerzan al consenso' han creado gran estabilidad en los 90'. Sobre todo si se presta atencion a las tradiciones o costumbres de nuestros politicos - y en america latina - el 'sistema politico cooperativo' ha porporcionado estabilidad, y segun Aninat, dentro de los factores que lo explican son las leyes de quorums especiales y el sistema binominal.
Si bien tu señalas que el constituyente del 80' lo planeo bajo la logica del miedo - con lo que estoy de acuerdo- del miedo al otro, del miedo al desacuerdo, creo que tampoco nuestra cultura politica tiene una base de tradiciones que promuevan el acuerdo, la negociacion. Las discusiones politicas - y no solo la de los politicos, sino que de cualquiera - es facil encontrar la tendencia a la negacion de 'lo otro', de 'lo diferente'. Puede ser por nuestra historia, puede ser por como nos hemos ido apropiando de la democracia, que la democracia nunca ha sido nuestra del todo.
Entonces, ¿somos capaces de formar consensos sin leyes especiales, sin estar forzados a formarlos? o ¿hasta que punto es necesario forzarlos?

Saludos,

Lina Paz C.

fernando dijo...

Los puntos que mencionas son tremendamente interesantes e importantes, y en efecto son el foco de mi tesis. Por lo que mi respuesta integra habra de esperar hasta algunos meses mas. Pero de buenas a primeras, si creo en la capacidad (y es mas, en la necesidad) de ser capaces de legislar sin forzar consensos. Creo que la estructura politica heredada del gobierno militar no responde a las necesidades de nuestra sociedad actual, la cual avanza cada vez mas a exigir niveles de flexibilidad y participacion del sistema juridico que este no esta en condiciones de proporcionar.

Esto esta creando una burbuja de falta de legitimidad social que, si nos ponemos alarmistas, puede estallar de distintas formas. No creo que nos pueda pasar un "Chavez" de la noche a la mañana, pero si creo que una crisis economica o politica podria pillar al ordenamiento juridico-constitucional muy debil. Los porcentajes de aprobacion del Congreso, el Poder Judicial, y el Tribunal Constitucional giran alrrededor del 17%. Solo la Presidencia tiene niveles de aprobacion altos (fluctuantes, si, pero eso se transforma en un mecanismo de "responsiveness", un indicador de informacion, casi un IPC para la Presidencia). Eso no es "necesariamente asi": en Colombia, por ejemplo, es la Corte Constitucional la que goza del mayor nivel de aprobacion social.

En general, mi punto es que este nivel de rigidez y de resistencia a las preferencias y demandas sociales (que incluye tener un bolson gigantesco de no votantes) perjudica al sistema juridico en si mismo. Por eso, como trato de argumentar en mi tesis, debemos complementar nuestra vision de que el derecho y el ordenamiento juridico deben ser "autonomo" (de la politica, de los conflictos sociales) con la idea de que tambien debe ser "responsivo" (todavia tengo tiempo para encontrar una mejor palabra) hacia esas fuentes.

Saludos cordiales