08 marzo, 2008

La dictadura tenía razón

No es muy frecuente que yo concuerde con Pinochet y Jaime Guzmán. Sin embargo, en algo tenía razón la dictadura: en no celebrar el 8 de marzo.
Durante los nefastos años que van entre 1973 a 1990, en Chile no se celebraba el día de la mujer el 8 de marzo. Esta fecha era denunciada como un instrumento del marxismo internacional para promover una imagen de la mujer ajena a nuestra realidad. No lo digo porque me lo hayan contado personas incapaces de perdón y olvido; lo vi yo mismo en una revista Qué Pasa de los años 70', que destacaba el beneplácito con que Stalin promovía esta fecha. En lugar de eso, durante la dictadura de Pinochet se celebraba el Día de la Mujer Chilena, haciéndolo coincidir con la fecha de los cacerolazos organizados por las mujeres de derecha durante la Unidad Popular en el naciente barrio de Las Condes (por supuesto, los cacerolazos organizados durante los 80' contra la dictadura en la misma comuna por mi abuela y sus camaradas nunca recibieron la misma cobertura por parte de la prensa pinochetista).
Ahora bien, ¿porqué digo que Pinochet tenía razón en no conmemorar el 8 de marzo? Sencillamente, porque esa fecha está cargada de contenido político. Inicialmente una iniciativa del extinto Partido Socialista de América, el Día de la Mujer Trabajadora fue dedicado entre otros hechos a recordar el desastre más grande ocurrido en New York hasta el 9/11, el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist donde murieron 148 trabajadoras.
La celebración fue extendida por el mundo gracias a la labor de sindicatos y partidos socialdemócratas. Por supuesto que también contó con el apoyo de la Unión Soviética -cuya labor de liberación de la mujer debiera sin duda ser puesta en duda pese a los discursos oficiales de la época-. Sin duda, el 8 de marzo no es una fecha neutra; es una fecha cargada de contenido político y feminista, en el que las mujeres celebran la liberación de las cargas con que las sociedades tradicionalistas y machistas las postergaran. Es una fecha también para examinar qué pasos quedan por dar en la derrota de la subordinación femenina. Dentro de las naturales discrepancias de todo movimiento inorgánico, es una fecha en que el progresismo mundial celebra y mira hacia el futuro. ¡Feliz día, mujeres del mundo!

3 comentarios:

in karola dijo...

Bueno, pero qué día, acaso, no tiene un trasfondo político o económico?
o si no serían como cualquier día lunes...jojojo, ni el día de la sopa se salva!!!. jaja

saludos!!
buen blog!

Luis felipe dijo...

La mujer merece la mas noble celebración todos los dias del año puesto que cumple funciones importantisimas dentro de nuestra sociedad. ella es Madre, también es compañera, es amiga y tiene un corazón grande para compartir. es signo de barbarie el que todavia en latinoamerica exista una desigualdad enorme con el hombre con respecto a los salrios y a los prejuicios de que son objeto, nuestra cata fundamental nos asegura la plena igualdad a hombres y a mujeres, pero en los hechos ocure lo contrario, espero que sigamos progresando en el avance cultural de reconocer a la mujer su papel central en nuestra vidas. Pd. recomiendo ver el libro "el paraíso en la otra esquina" de Mario Vargas llosa donde se relata la historia de Flora Tristán una luchadora por los derechos de la mujer y un ejemplo para nosotros. saludos

Tomás de Rementeria dijo...

Fernando:
Vi tu blog en Facebook, cuando me saludabas por una talla que tire sobre que la derecha no gana ni en sorteos.
Enserio, me gusto mucho tu comentario acerca el dia de la mujer la verdad es que ignoraba el motivo por el cual se conmemoraba y encontre que tu explicación me parecio excelente, y ademas tu explicacion final de la dignidad y el merecimiento de las mujeres sobre su dia.
Saludos
Tomás

P.D. Si quieres te das un paseo por mi blog http://fuerzademocrata.bligoo.com