06 marzo, 2008

¡Basta de rotear a la gente!

En facebook se ha iniciado una campaña denominada "Basta de rotear a la gente", la cual suscribo y apoyo. Sin embargo, me parece interesante distinguir los distintos motivos por los cuales la gente se ha unido a ella.
De acuerdo a los posteos en el foro del grupo, creo que en éste confluyen dos tipos de personas: aquellos que ven dicha causa como una forma de hacer el bien y ser buenas personas, actitud que me parece muy positiva sin duda; y quienes ven esta causa como una "pará de carros" al clasismo de las clases medias y altas chilenas. Sin duda, me parece muy bueno que esta causa logre unir a gente distinta, creando una coalicion en torno a un buen motivo.

Ahora bien, personalmente me considero en el segundo grupo. Para explicar esta postura debiera partir haciendo una distinción conceptual: una cosa es clasificar prejuiciosamente a la gente y otra distinta es humillar y subordinar a otros. Lo primero es un problema epistémico, es decir, un problema de las capacidades de comprender la realidad de quien clasifica prejuiciosamente. Como tal, se da en muchas áreas de nuestras vidas, y sencillamente nos debe llevar a pensar detenidamente las cosas junto con quien padece este defecto cognitivo. Lo segundo es un conflicto socio-politico, y nos llama a tomar posiciones.

Rotear, tratar despectivamente a quienes pertenecen a clases distintas y supuestamente "inferiores" a la nuestra -ya sea en un sentido economico o cultural-, es una forma de reproducir una estructura social humillante y que mantiene en la subordinacion a los marginados, a los mas debiles.

Por esto no me parece que el grito de rebeldía y amargura del "roto" (flayte se le dice hoy) sea comparable al insulto despectivo del "cuico" (hoy conocidos como pelolais). El primero despierta mi comprension y complicidad, el segundo mi molestia y mi indignación.

No hay comentarios.: