12 marzo, 2007

Adiós a los Lores

Resulta interesante reflexionar sobre los cambios institucionales realizados recientemente en Inglaterra. La radical transformación de la Cámara de los Lores, que de estar integrada por la nobleza pasará a ser un cuerpo democráticamente electo en su mayoría, es un significativo hito en el pacífico y moderado proceso de transformación liderado por el laborismo inglés.

El columnista Pardiez ("Día a Día" publicado ayer en El Mercurio) señala que es de esperar que el proceso de modernización de los británicos "no los achate". Discrepo de su temor: las cualidades culturales de ese pueblo no están en juego. Por el contrario, debemos saludar con entusiasmo la decisión de la clase política británica de intensificar el protagonismo del pueblo en la generación de sus instituciones políticas.

Indudablemente, este proceso de democratización involucrará en algún momento un debate sobre otras dos notas distintivas de la organización política británica: la ausencia de una Constitución escrita y la pervivencia de una monarquía excesivamente privilegiada.

Ciertamente, los amigos de la democracia y la igualdad política aplaudiremos cualquier avance en este sentido.

1 comentario:

Carlos A. Pinto dijo...

No mucho que agregar a lo ya dicho. La verdad es que no puedo conciliar en mi mente el hecho que las monarquías contemporáneas se reúnan en el mismo continente que se jacta de tener los parámetros más altos en desarrollo humano y democracia. A lo que quiero ir es: ¿Se justifica hoy el poder simbólico de las monarquías europeas, provenientes "directamente" de Dios?.

Aprecio el tránsito a la democratización plena del Legislativo británico.

Saludos