24 agosto, 2006

Período Presidencial

El anuncio de nuestra Presidenta sobre estudiar la ampliación del período presidencial de cuatro a cinco años ha causado polémica. En esta, como en otras discusiones públicas de reciente data, el Derecho –y el Derecho Constitucional particularmente- debe hacer un discreto "mutis por la derecha" y prepararse a escuchar argumentos de prudencia política.

Pese a una reticencia inicial a la duración de cuatro años del período presidencial, me declaro partidario de que se mantenga este ciclo. La actual Administración tiene sólo algunos meses, por lo que resulta aventurado decir que cuatro años es muy poco.

Ahora bien, al margen de lo coyuntural, me parece que el principal argumento para preferir períodos presidenciales breves es el siguiente: en un sistema fuertemente presidencialista y con amplios poderes, es bueno que los ciudadanos estén llamados de manera frecuente a aprobar el programa de gobierno que será llevado a cabo.


Algunos insistirán en que cuatro años es muy poco tiempo para llevar a cabo un programa de gobierno. Pero, ¿es que acaso el programa de gobierno y los proyectos cambian con cada elección presidencial? A grandes rasgos, no es así cuando se mantiene la misma coalición de gobierno. Contraargumentar con hitos como el Puente del Chacao no apunta a las decisiones fundamentales que una alianza de partidos presenta como programa de gobierno.

Desde 1990 a la fecha, la Concertación ha presentado a la ciudadanía un programa de gobierno centrado en algunos valores –solidaridad, justicia social, profundización de la democracia entre ellos- y algunos mecanismos para llevarlos a cabo –Estado regulador, reformas al sistema político, por mencionar sólo algunos-.
Asimismo, si la Alianza ganara las elecciones el 2009, llevaría a cabo otro programa de gobierno, con otros valores y otros mecanismos, que ciertamente se mantendrían en las elecciones del 2014. Allí reside la virtud de un sistema de partidos políticos estable e institucionalizados.


En conclusión, que las elecciones sean cada cuatro años no significa que una coalición de partidos tenga un tiempo demasiado breve para llevar a cabo su programa de gobierno. Es más, lo significará si y sólo si conquista la Presidencia una sola vez, lo cual significará que no fue capaz de mantener el apoyo de la ciudadanía en torno a su plan de gobierno y, por lo tanto, está bien que su período se acabe pronto.

No hay comentarios.: