03 julio, 2006

Hitler y Wittgenstein... ¿compañeros de curso?

¿Se han imaginado alguna vez qué pasaría si el niño pobre y tonto del que se burlaban en el colegio, llegara a controlar el Poder Total de su país? ¿ O, en cambio, si el niño petulante y rico que estaba dos cursos más arriba y al que tanto odiaban, se transformara en un filósofo brillante que terminaría descubriendo sus secretos?

Esa es la historia que nos invita a conocer Kimberley Cornish en su libro El Judío de Linz, publicado en 1998, y en que acumula evidencia que en su opinión comprueba que los jóvenes Adolf Hitler y Ludwig Wittenstein fueron compañeros de curso en la Realschule de Linz, y que no sólo se conocieron sino que sus vidas estuvieron cruzadas por curiosas casualidades.

La historia, de manera breve, sería la siguiente: mientras Wittgenstein era un niño inteligente y adinerado, que había adelantado un curso y era uno de los herederos más ricos del Imperio Austro Húngaro, Hitler era un niño tonto que había repetido un curso y odiaba al pequeño joven judío. De hecho, a partir de ese odio había nacido el antisemitismo de Hitler, lo cual de hecho es narrado por él en Mein Kampf sin identificar al joven judío objeto de su odio. Por otra parte, Wittgenstein, ya convertido en celebridad, no sólo habría sido espía soviético sino que además habría desarrollado la tecnología que permitió al ejército británico descifrar los mensajes codificados de los nazis y de esa forma permitió al Ejército Rojo derrotar a los nazis.

El argumento histórico es tan circular que suena como una buena novela. Esto se ve acompañado por una interpretación sobre los fundamentos comunes entre la filosofía wittgensteiniana y hitleriana. Como curiosidad del día, se merece un espacio en este blog.

8 comentarios:

Cata dijo...

Vaya, no conocía semejante libro, ni semejante teoría antisemita entre las tantas que hay.
Así que compañeros de curso.
Realmente estoy sin palabras, de hecho no sé por qué me estoy riendo tanto...

Si tienes "El judío de Linz" en tus manos, me lo prestas.

Carlos A. Pinto dijo...

Quede realmente impactado con lo que señalas.
Me parece muy interesante ese dato y no se porqué no se habrá dado a conocer antes.

Saludos

Ignacio dijo...

No tiene nada de raro. Es muy probable que en 80 años más alguien pregunte: "¿cómo es posible que alguien tan brillante como Saffirio haya estudiado en la misma universidad de Muñoz?".
La respuesta será obvia: Es que Saffirio estudió sociología.
Eso explicaría el infundado odio de Muñoz contra los sociologos, gente exitosa y de bien.

Fernando Muñoz dijo...

Debo desmentir mi odio hacia el gremio de los sociólogos. Siempre es grato que el taxista que lo lleva a uno sea más culto que el promedio.

foton dijo...

Que interesante!!.
No conocia esta faceta.
Saludos.

José Martinez dijo...

Hola Fernando, te agradecería que me envíes tu correo electrónico para invitarte a participar de un blog que crearemos para el congreso ideológico del PDC. Mi correo es jose.martinez@emprende.cl. Saludos, Pepe Martínez.

Marta Salazar dijo...

Hola, yo estudié con otro Saffirio, el de derecho que parece que es alcalde de Temuco, dénle saludos míos si lo ven.

Fernando: te puse un enlace a mi blog. Llegué a él a través del mensaje que dejaste en el blog de Joaquín el estagirita.

Saludos x cl!

juan llama dijo...

Tampoco debió Hitler de odiar tanto a Wittgestein a juzgar por esta nota en la que se ordena a los responsables de la cuestión judñia dejar en paz a su familia de febrero de 1940,
"Referente a los orígenes familiares en el caso de Wittgenstein y sus descendientes, he tomado mi decisión bajo instrucciones del Reich minister del Interior del 19.8.39, que a su vez se remite a una orden del Führer y canciller del Reich. En estas circunstancias, esta oficina no ha examinado los orígenes de los parientes en más detalle bajo su propia jurisdicción. La decisión
del Führer y canciller del Reich también se aplica sin restricción
alguna a Hermann Wittgenstein (nacido en Korbach, 12.9.1802),
quien debe considerarse el antepasado de sangre germana de
todos los descendientes y a cuyos nietos tampoco es aplicable la presunción legal de la sección 2(2), segundo párrafo, de la Orden
primera relativa a la ciudadanía del Reich. Desde entonces, se han establecido varias resoluciones sobre ascendencia concernientes a los numerosos descendientes de
Hermann Wittgenstein, de manera que no haya ningún impedimento
para su reclasificación racial de acuerdo con el Acta de ciudadanía del Reich. Si se considerase necesario, para los casos dudosos se podrán solicitar al Departamento de Investigación
Genealógica las correspondientes resoluciones de ascendencia.
Firmado: Dr. Kurt Meyer"