24 mayo, 2006

Restricción a Catalíticos

Hoy apareció publicada en El Mercurio una carta parte de un post anterior, Restricción a Catalíticos y Bien Común.
Acompaña el autoreferente post una autoreferente foto del debate organizado por el Centro de Alumnos de Derecho UC sobre la legitimidad de la Constitución de 1980.

2 comentarios:

Presidente JDC VIII dijo...

Estimado Fernando, a traves de esta noticia, envio mi fraternal y afectuoso saludo a la distancia. Es un blog con bastante contenido y no cualquiera sino muy interesante. Esto es fundamental, pues demuestra la seriedad con que la Nueva Generacion Democratacristiana se forma para enfrentar la Politica del Siglo XXI y el Chile del Bicentenario.
En comunion de ideas, te abraza: Sebastian Morales

Hobbit dijo...

Quién dominará los vientos
y logrará, dios de los mares,
que la violencia de tus ojos dulces,
el azul de tu saliva soñada
y el temor de tus palabras no pronunciadas
emanen una única sal,
entonen un mismo canto.

Quién confesará que a ti te nombro
en esta sangre que ahora estás leyendo.

Dónde acaba mi yo y dónde empieza mi negación
dónde mantengo lo dicho y dónde pese a lo dicho he de actuar
dónde comienza el amor y dónde empieza la obsesión
dónde puedo al final resistir y dónde debo al final sancionar.

Dónde primero la gente y dónde primero yo
dónde tu ternura es mi vida y dónde mi vida se va sin tu ternura
dónde tu luz me salva y dónde en tu luz me oculto
dónde tu cariño sin amor me hiere y dónde tu olvido me cura.

Tus labios, tu cara
y mi beso que no llega.
Tus labios, tu sonrisa
y mi miedo a la locura.
Tus labios, mi renuncia
y tu tedio que abandona.

Salir al mundo
con el olor del despertar
y encontrar de bruces
el olor de la noche.

Salir en busca de ti
y no hallar más que miedo
no encontrar tu voz,
no oír tu sonrisa.

Salir y, con todo, andar
transitar por las calles
recordando tu olor
recordándote en casa.

Salir y pensar que este lugar
por ti fue existido
recordar que esta calle
por nosotros fue vivida.

Salir y conjurarte
en medio de la violencia
buscarte tras el dolor
y encontrarte en el bello gesto
de alguien que sin pedirlo me sonríe.