08 mayo, 2006

La constitución de la democracia deliberativa

Me cortaron las alas... estaba preparando una recensión para una revista sobre el libro "La Constitución de la democracia deliberativa", de Carlos Santiago Nino, autor que como ya dije en un post anterior prácticamente nadie cita o enseña en nuestras escuelas de Derecho, y me dijeron que es muy antiguo y que "no se estila" hacer recensiones de libros ya publicados. ¿Cómo yo he visto recensiones de libros de Aristóteles o Kant? Quizás si hago un comentario del "Evangelio Perdido de Judas" me lo publiquen...
En fin, aquí hay algo más sobre Carlos Santiago Nino. No esperen que termine de comentarlo, prefiero dedicar mi tiempo a comentar cosas "más nuevas"...
NINO, CARLOS SANTIAGO, La constitución de la democracia deliberativa, Barcelona, Editorial Gedisa, 1997.

Carlos Santiago Nino (1943- 1993) es un autor central en la reflexión iusfilosófica de fines del siglo XX. Su tesis de doctorado en Oxford, “Towards a general strategy for criminal law adjudication”, fue dirigida por John Finnis. Impartió la docencia en Yale y en la Universidad de Buenos Aires. Su obra ha sido comentada en numerosas publicaciones especializadas, tanto en inglés como en castellano, por algunos de los más destacados pensadores de este campo; entre ellos Ronald Dworkin y Robert Alexy. Su labor no se limitó a la intervención en el mundo de las ideas; también fue asesor presidencial durante el gobierno de Raúl Alfonsín, en calidad de coordinador del Consejo para la Consolidación de la Democracia.
Sin embargo, en nuestro medio nacional pareciera pasar inadvertido, siendo mucho más frecuente escuchar citas o leer referencias sobre otros juristas argentinos como Haro, Sagüés o Bidart Campos, quizás más afines a las temáticas discutidas en nuestro país.Su obra aborda diversas materias del mayor interés para quienes estén interesados en la Teoría del Derecho (“Introducción al Análisis del Derecho”, “Consideraciones sobre la Dogmática Jurídica”), Derecho Penal (“Los Límites de la responsabilidad penal”, “La Legítima Defensa”), Filosofía del Derecho (“Derecho, Moral y Política”, “El Constructivismo Ético”), Derecho Político (“Un país al margen de la ley”, “Ética y Derechos Humanos”) y, particularmente, Derecho Constitucional (“Fundamentos de Derecho Constitucional”).
Es esta última disciplina la que convoca hoy nuestra atención, a través de “La constitución de la democracia deliberativa” (Barcelona, Gedisa, 1997), libro póstumo preparado para su publicación por su “querido amigo Owen Fiss”, profesor de Derecho en Yale, a quien alcanzó a entregar un ejemplar antes de morir producto de un ataque de asma en La Paz, Bolivia.
“La constitución de la democracia deliberativa” es un esfuerzo del autor por abordar las tensiones existentes entre constitucionalismo y democracia. El punto de partida asumido es la constatación de diversos conceptos de constitucionalismo, los cuales impactan de manera más o menos intensa en la democracia de acuerdo al nivel de profundidad con que sean entendidos.
En efecto, la idea de “gobierno limitado” asociada con el constitucionalismo puede traducirse en su opinión en diversos peldaños de una escala que van desde la idea básica de rule of law hasta la implementación de la separación de poderes, el control judicial de constitucionalidad, el modelo representativo de gobierno, entre otras herramientas comúnmente aceptadas como parte del constitucionalismo. Para Nino, el sentido más robusto de constitucionalismo reclama no sólo la existencia de normas que organizan el poder y permanecen inalterables frente a los procesos legislativos, sino que también, y fundamentalmente, requiere de estructuras específicas de procedimiento y contenido de las leyes que regulan la vida pública (p. 18- 19).
Por otro lado, aborda la democracia como un concepto normativo, siguiendo las ideas de Giovanni Sartori, en contraposición a quienes buscan la democracia mediante la simple identificación y réplica de fenómenos o resultados deseados en materia de gobierno democrático, en desconexión de una teoría que los respalde. Nino sostiene que no hay instituciones distintivas de la democracia desconectadas de una teoría valorativa, puesto que la realidad no nos dice cuáles instituciones son esenciales y cuáles son contingentes en relación a un concepto normativo como el de democracia (p. 23). De esta manera es posible distinguir una gradación de situaciones reales o posibles que logren ubicarse de acuerdo con su proximidad o lejanía respecto de aquel ideal de democracia (p. 24).
Comentario final: la clave del libro está en el capítulo 5... todavía faltaba bastante tecleo para llegar al punto.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Me parece muy beneficioso tu espacio en la web, en Argentina se estudia mucho a Nino y misprofesores lo conocen, de hecho son parte del séquito de el. De verdad es un filosofo critico y a mi juicio lo mas importante en su obra que citas es que demuestra que la democracia actual es contraria al concepto de democracia, que es totalitaria. si te interesa saber más estamos trabajando con el y el viernes 3 de agosto es el proximo debate; escribeme a renatoernestosalvo@gmail.com