05 agosto, 2005

Tecnología e Identidad Cultural

La prensa nos informa que Aucán Huilcamán ha "rechazado" o manifestado su oposición a la iniciativa de Windows de crear un sistema operativo en lengua mapuche. Esta oposición se cruza con las acusaciones de Huilcamán contra el gobierno y la empresa de estandarizar un determinado alfabeto con "intereses políticos".

Esta noticia nos debe hacer reflexionar sobre la forma concreta en que la globalización y las nuevas tecnologías inciden en la estructuración de una identidad cultural. Es evidente que un conservadurismo de izquierda como el exhibido por Huilcamán poco puede beneficiar a los mapuches en una época en que las redes de comunicación globales potencian las comunidades locales. Recuerdo haber estado por los Trabajos Voluntarios UC en el Lago Lanalhue, lugar donde el ecoturismo -en gran medida dependiente de internet- fortaleció las redes sociales y permitió que los habitantes del pueblo realicen una actividad económica sin alejarse de su lugar natal.

La ceguera de Huilcamán se transforma en arrogancia cuando, arrogándose la representación del pueblo mapuche en pleno, sostiene que este proyecto "daña la soberanía indígena sobre este recurso intangible por atropellar sus derechos colectivos y de autodeterminación"; y en ignorancia, cuando afirma que Windows "se arriesga a enfrentar un recurso legal en su contra de parte de machis y loncos, representantes del Consejo de Todas las Tierras".

Sin perjucio de las convenciones sobre el derecho a la autodeterminación de los pueblos, por un lado, y de los tratados sobre propiedad intelectual, por el otro, es inconsistente interpretar acomodaticiamente estas fuentes normativas para sostener la necesidad de contar con una especie de "autorización" de un pueblo para realizar investigaciones y desarrollar tecnologías que empleen su lengua. El Derecho tiene fines sociales, pues es una herramienta que la sociedad emplea para servir al Bien Común; y jamás podría ejercerse abusivamente para impedir el desarrollo cultural o tecnológico, que no es otro el propósito de Huilcamán en esta discusión.

No hay comentarios.: